Toda una mamá: aceptándote como eres

Tengo sentimientos encontrados acerca de este libro. Es la historia de un niño y de cómo ve a su gran mamá. Ella está preocupada por su talla y empieza una dieta para ser delgada. No porque esté preocupada por su salud, sino por lo que los demás dicen de ella: “para ser más bonita”. Su hijo la ama mucho, así como es y se preocupa mucho porque ya no come como antes y su humor ha cambiado mucho. No podría ser más bonita, para él es la más hermosa como es. Entonces, también deja de comer y empieza una dieta. Su mamá se da cuenta que la está imitando y que pone su salud en peligro; decide entonces dejar la dieta y ser como es sin importarle lo que los demás digan de ella. Es muy tierno ver a través de los ojos del niño lo que siente por su mamá. Habla sobre ella de un modo muy amoroso y compasivo. Ama sus abrazos, lo cómodo que se siente en su regazo y de que está muy orgulloso de que sea la mamá más gorda del mundo: “Podría cargar a 20 niños si quisiera. Pero solo yo lo aprovecho”. Le da temor que se rompa si enflaca mucho. Las ilustraciones son muy hermosas y comunican muy bien los sentimientos del niño.

Oliver Ka (autor) y Luc Melanson (ilustrador) nos entregan en este libro una historia conmovedora. Ayudan a los niños a aceptar a las personas grandes o gordas y que dejen de juzgarlas. Estoy totalmente de acuerdo con este concepto. Las personas son valiosas por lo que son y lo que llevan dentro, no por su apariencia. Ser hermosa no es siempre ser delgada. Lo que es importante es cómo nos sentimos con nosotros mismos y cómo nos relacionamos con los demás. Pero, por otro lado, también creo que es importante dar el mensaje de que el sobrepeso genera problemas de salud muy serios. Tan serios, que pueden impedir que una madre amorosa comparta con su hijo los años que vendrán y estar ahí para él y compartir la vida juntos. Es muy importante ser saludable (no solo delgado) y que puede ser más delgada (o menos gorda), no necesariamente flaca. Los extremos son siempre malos. Pero dar la idea de que lo más gordo es lo mejor me parece muy riesgosa. Hay muchos ejemplos de imágenes corporales extremadamente delgadas que son peligrosas y que desgraciadamente los desórdenes alimenticios como anorexia y bulimia son noticia de todos los días.

Me hubiera encantado que al final del cuento la mamá dejara su dieta tan estricta porque la hacía sentirse triste (como lo hizo) pero que optara por comer de manera más saludable para estar en mejor forma para poder estar con su hijo y darle un ejemplo más realista de cómo cuidarse a si mismo. Y lo más importante para mi: poder vivir una larga vida juntos. Me recuerda la idea de que un bebé gordito es un bebé sano, cuando no lo es.

Yo creo que la presión para recuperar el cuerpo que tuvimos antes de embarazarnos y tener hijos es enorme (me incluyo en ella). Espero que cada mujer decida qué hacer con su cuerpo con la salud en mente y no en el hecho de cumplir con el estereotipo que la sociedad quiera imponerle y ser aceptada por su apariencia. Y que debemos tener en cuenta que somos un ejemplo para nuestros hijos. Lo que comemos o no comemos, si hacemos o no ejercicio y todo nuestro estilo de vida se quedará grabado en su mente, mucho más que lo que le digamos. Y sobre todo la forma como hablamos de nuestra talla y de nuestro cuerpo. La autoestima y la imagen corporal también se aprenden. Si despreciamos lo que somos, ellos aprenderán a despreciarse también. Si amamos lo que somos, aprenderán a amarse también.

Como les he platicado antes, últimamente me he preocupado más por mi salud y por mantenerme sana cambiando lo que como y el ejercicio que hago. Mi meta es ser saludable y vivir de la mejor manera la vida que me quede en compañía de mis hijos, pare verlos crecer y con suerte conocer a mis nietos. Si en el camino logro una mejor figura, mayor flexibilidad y energía, cuánto mejor.

Toda una mamá se escribió en Francia en 2008 y ha sido traducido a muchos idiomas. Impreso en México por Ediciones SM.

Este post lo publiqué por primera vez en febrero del 2014, e hice algunos ajustes para actualizarlos. El link que dirige a la página de amazon.com lleva una marca para que amazon sepa que se conectaron desde mi página, y si deciden hacer la compra, me darán una pequeña comisión por habérselos recomendado. Así apoyan mi trabajo y pagarán el mismo precio que publica amazon.com para todos sus clientes.