Mi Abuelo el Luchador: su mejor victoria

“No importa qué tan pequeño o grande seas. Si tienes miedo, construye tu propia máscara, póntela y enfréntate a lo que sea” Mi Abuelo el Luchador es un libro para niños escrito por Antonio Ramos Revillas e ilustrado por Rosa Mesa Zamudio (Ed. El Naranjo México 2013). Este libro habla sobre lo maravilloso que era su abuelo, que había luchado contra 20 al mismo tiempo y los venció, que redujo a puros tornillos a un robot, que convirtió en un apacible cachorro a un hombre lobo luego de luchar con él. Su nieto lo veía enorme como de 15 pisos y capaz de cargar un plato de espagueti de una tonelada. Pero de niño su abuelo tuvo que librar su mayor combate, cuando no era tan alto, ni sabía aplicar llaves increíbles y hasta un perro con correa le causaba miedo. Quería ser amigo de una niña y no sabía como acercársele. Trató de varias formas. Usó las más comunes: regalarle flores, dulces, y no funcionó. Estaba a punto de rendirse cuando se fijó que le gustaba dibujar. Y entonces le llevó lápices de colores. “Lo único que nos hace acercarnos a los demás es tratar de entenderlos, así como yo hice con tu abuela”. De ahí en adelante se hicieron amigos inseparables. Cuando su abuelo decidió hacerse luchador profesional, ¡ella le diseñó la mejor máscara del universo!

Las ilustraciones son muy bonitas, abarcan cada una de las páginas de principio a fin. Están hechas a lápiz y para mi gusto son un poco oscuras, pero van bien con el tono del texto. Hoy (febrero 15, 2014) asistí a la presentación que hicieron en la Librería IBBY de México. Además del autor y la ilustradora, estuvo presente Herodes Jr., luchador mexicano. Los niños estuvieron muy emocionados al escucharlo platicar de cómo se hizo luchador. Su mensaje fue que sea lo que sea que quieran conseguir en la vida, deben hacerlo con disciplina, estudio y amor. La vida de luchador es difícil, pero si es lo que quieren, que se preparen. ¡¡Y que lean mucho!!!

La forma de relacionarnos con otros es todo un arte que se aprende con la práctica. Si ponemos atención a las señales del otro y tenemos la mente y el corazón abierto, podremos conectarnos más fácilmente. Me parece muy atinado lo que dice el abuelo: para poder acercarte a los demás, hay que entenderlos. Hay que ponernos en sus zapatos y tratar de ver las cosas desde su punto de vista. Si nos acomoda y nos gusta qué bien; si no, difícilmente se establecerá una bonita relación, ya sea de amistad o de pareja. Hablando de las máscaras, la imagen del luchador es perfecta. Dijeron en la presentación que un luchador a veces escoge ponerse máscara para dominar el pánico escénico que puedan tener. Por dentro llevan la garra para luchar y el gusto por darse de golpes. Pero ya en el ring, frente al público llegan a apenarse. Y la máscara les da más fuerza. En la vida muchas veces sucede igual. Podemos parecer de un modo pero por dentro somos de otro. Yo creo que esos son mecanismos de adaptación muy necesarios. No podríamos andar por la vida con el alma a flor de piel sin protegerla un poco. Hay que saber con quién o cuándo ponernos la máscara o el escudo y con quién no. Y con máscara no me refiero a ser hipócritas, para nada. Simplemente como el luchador, para darnos fuerza, hacer lo que tenemos que hacer aunque nos de miedo. Como imaginarnos que somos súper poderosos y que tenemos la magia para cumplir nuestra misión que como seres mortales quizás no nos atreveríamos. ¿Cuántas veces no hemos hecho algo que al pensarlo con calma nos sorprende? O por el contrario, lo hemos dejado de hacer por miedo y luego nos arrepentimos. Me gustó mucho el libro porque lleva al lector desde la admiración por un ser poderoso que reconoce que tuvo que aprender a serlo. Y que no importa si eres pequeño, puedes aprender a enfrentar los miedos.

Este post lo publiqué inicialmente en febrero del 2014, pero como les he dicho antes, tuve que borrar todos mis archivos por un ataque de un hacker a mi sitio y los voy re-publicando poco a poco. El link que aparece los lleva ala página de amazon.com por si deciden comprarlo. Amazon sabrá que llegaron desde mi sitio y me dará una pequeña comisión si deciden comprarlo. Pagarán el mismo precio que en Amazon y apoyan mi trabajo al mismo tiempo.