La ridícula idea de no volver a verte: el lado más humano de Marie Curie

La ridícula idea de no volver a verte de Rosa Montero, Seix Barral Biblioteca Breve 2013. Encontré este libro por casualidad gracias a una foto en Instagram de mama_moderna. Al leer el título jamás me hubiera imaginado de lo que trata. También debo confesar que nunca había leído un libro de esta autora. Rosa perdió a su marido a causa de un cáncer y dio la casualidad de que su editora le ofreció escribir algo sobre el diario que María Curie hizo cuando murió su esposo. Son de esas casualidades que tienen un buen final. A Rosa le sirvió para ayudarle a acomodar sus sentimientos sobre la muerte de su esposo y también para dar a conocer un punto de vista poco conocido de la famosísima científica. Está escrito combinando estas dos ideas: no es una biografía más sobre la vida de Madame Curie sino una reflexión sobre los aspectos más humanos de ella. Yo estudié química en la en la Universidad en México (UNAM) y desde pequeña admiré a María Curie por sus descubrimientos y sobre todo por haber ganado dos premios Nobel por su trabajo en química y en física. Para la época en la que vivió sus logros son realmente impresionantes. Es más, aún en estas fechas no habido otra mujer que haya ganado dos premios Nobel como ella (solo hay 3 en toda la historia de los Nobel). Fue pionera en muchas cosas. Gracias a este libro pude conocer muchos aspectos de ella. Por ejemplo se habla de cómo se forjó su personalidad, sobre su infancia, sobre sus dificultades para poder sobresalir y hacer lo que más quería en la vida: investigar.

No recuerdo bien pero tendría yo quizás 15 años cuando leí su primera biografía. Tengo muy vagos recuerdos de esa lectura en general, pero si tengo muy presente lo precario de su condición y cómo todo lo hizo sin apoyo económico de nadie. Supe entonces también que sufrió por las radiaciones porque no se conocían sus efectos y me parecía muy lógico. Pero lo que este libro me reveló en realidad no hubiera podido comprenderlo sino hasta ahora. Me parece muy claro el efecto sobre su personalidad la forma cómo la criaron en casa, el hecho de querer darle gusto a su padre y hacer las cosas para demostrarle sobre todo a él que era capaz de seguir sus pasos. También el efecto que tuvo sobre sus hijas la forma de tratarlas. No puedo dejar de leer pensando en el orden sistémico de su familia (no dejaba de pensar lo bien que les hubiera caído hacer una constelación familiar para acomodarlo). Se muere Pierre en un accidente en la calle (aunque su salud estaba tan deteriorada por las radiaciones que hubiera muerto muy pronto de todos modos) y, además del impacto emocional en la familia, deja un hueco que su hija Irene hereda sin tener otra opción.

Así logré conocer aspectos de la vida de Marie como que su esposo murió en un accidente o que ya siendo viuda se enamoró otra vez pero de un hombre casado. El escándalo por este amorío fue muy duro y casi acaba con su vida. Es curioso que Albert Einstein le escribiera una carta apoyándola en este duro trance. Yo pensé que le dieron el puesto de catedrática en la Sorbona por sus méritos pero parece ser que en realidad se lo dieron porque murió su esposo. Si Pierre no hubiera muerto quizás nunca hubiera llegado a ese nivel, lo cual es muy triste. Me asombra que al principio el radio era usado hasta en cremas para bebés sin conocer los efectos tan devastadores. Con el tiempo se dieron cuenta y empezaron a tener precauciones. Marie, aun sabiendo y viviendo en carne propia las quemaduras y todo eso, decidió no poner atención y hasta se jactaba de que eran como sus heridas de guerra.

Es una lectura fluida y parece que estás platicando con Rosa sobre el tema porque mezcla la reflexiones personales de su situación de viuda, de haber perdido a su esposo de una forma tan triste (en realidad siempre es triste perder a quien quieres no importa la forma). Hace comparaciones de la situación de Marie con lo que sigue siendo ahora a pesar de haber pasado más de 80 años. No hemos avanzado tanto ni en el aspecto de la ciencia y la mujer (en el reconocimiento al trabajo sobre todo) ni en la forma de relacionarnos con los otros.

Este libro me ha hecho admirar a María Curie aún más que antes por las dificultades que logró pasar, por la fortaleza de espíritu y la valentía para defender su trabajo. Ante todo por el precio que pagó para lograrlo desde el punto de vista emocional y familiar. Son de esos personajes que me encantaría conocer si pudiera viajar en el tiempo.

Justo este año se cumplen 150 años del nacimiento de Marie Curie. Vuelvo a publicar este escrito que hice originalmente el 8 de noviembre del 2015. El link que aparece en el texto los lleva a la página de amazon.com. Si deciden comprar el libro, Amazon me dará una pequeña comisión por habérselos recomendado y pagarán el mismo precio. Al mismo tiempo apoyan mi trabajo.