Galletas de almendra con manzana

Desde que empecé mi dieta paleo o paleolítica mi mayor reto ha sido los postres. Como no se incluye nada de cereales (ningún tipo de harina), ni lácteos (adiós al queso crema o betunes de crema) e idealmente nada de azúcar refinada, la oferta de postres en restaurantes es realmente muy reducida: plato de fruta con miel y nueces, nieve o sorbete de frutas con agua. Y los que pueda yo prepararme en casa. Recientemente encontré una receta de galletas de almendra que me entusiasmó y le hice un par de cambios.

Ingredientes

2 tazas almendra molida (yo usé las fileteadas y las pulvericé en la licuadora y luego medí las dos tazas)
4 cucharadas azúcar mascabado (o azúcar morena)
4 cucharadas miel de maple
2 huevos separados
½ cucharadita polvo de hornear
1 cucharadita vainilla
1 cucharadita canela molida
2 manzanas peladas y cortadas en rodajas (a mi me salieron unas 12 rodajas por cada manzana, deben ser delgadas)
azúcar morena extra para las manzanas, aprox 6 cucharadas

Procedimiento

1. Como les dije yo empecé con almendras fileteadas aproximadamente 300-400 gr y las pulvericé con una picadora
2. Agregar el azúcar morena, la canela y el polvo de hornear a las almendras. Agregar la miel de maple.
3. Batir las claras a punto de turrón. Incorporar un poco a las yemas con la vainilla. Luego regresar a las claras. Envolver suavemente para no perder el aire incorporado.
4. Agregar un poco de almendras e incorporar con movimientos envolventes hasta tener todo mezclado. Quedará una masa pegajosa.

5. Poner un poco de azúcar morena en un plato y pasar las rodajas de manzana por un lado nada más. Colocar las manzanas con el azúcar hacia abajo en una charola para hornear previamente engrasada y enharinada.
6. Poner con una cuchara sopera un poco de la mezcla y extender con la mano a que cubra la manzana. Cuando se hornee se escurrirá un poco así que no debe quedar perfectamente alienado.
7. Hornear a fuego muy suave como 170º por unos 30 min o hasta que las galletas se vean doradas.

La adaptación que hice fue agregar las manzanas y el huevo. En realidad las manzanas resulta muy fácil que se despeguen al sacarlas de la charola. Hay que levantarlas con una pala y ponerlas de cabeza con la manzana hacia arriba para que no se desfunden. Mi hijo moría de ganas de comerlas y le encantaron, sin manzana. Entonces yo me comí la manzana y él la almendra. Ya que se enfrían es más fácil que se mantengan unidas la manzana y la galleta. Preveo que no tardaremos mucho en terminárnoslas.

Para la siguiente vez haré la mitad con manzana para mi y la otra mitad sin nada para mis hijos. Si quieren agregarle más calorías y saltarse lo paleo pueden servirlas con crema batida o con helado o con azúcar glass espolvoreada encima. O también podrían ponerlo en un molde de pay y hacer una tarta con las rebanadas de manzanas y las almendras arriba, para partirlo como pastel . Así lo hice una semana después y queda muy rico.

Durante las fiestas navideñas fue un reto tremendo mantener la dieta paleo. No me angustié para nada y si de plano no había otra cosa que comer, comía lo que me sirvieran aunque no fuera paleo. El año pasado hice rosca de reyes en varias ocasiones y comí a diestra y siniestra rosca de todo tipo. Este año, logré reducir mi ingesta a solo 2 ocasiones. La cena de Navidad la preparé para que pudiera comer sin problema y el postre fue totalmente paleo. Hice el pavo con relleno de carne molida y frutas, camarones con coco y salsa de mango (haré otro post con esa receta) y de postre un mouse de coco con chocolate (prometo otro post con esa receta también). Nuestra cultura está plagada de comida que va contra la dieta paleolítica pero por lo que llevo ahora, me siento muy satisfecha y sigo con planes de mantenerla por mucho, mucho más tiempo. Espero hacerme estudios de sangre en unos días para comparar como empecé con lo que llevo hasta ahora.

Me encantará escuchas sus opiniones y si se animaron a hacer la receta saber cómo les quedó.