¡Están vivos! Sobreviven recién nacidos luego del sismo de 1985

Hace 31 años un día como hoy estaba esperando a mi maestro de clase de aerobics en el Club deportivo. A las 7:19 AM comenzó un temblor, algo muy común en México. Pero esta vez fue más fuerte, y más y más, y entonces si me asusté. Corrí escaleras abajo y se detuvo. Regresé y todo estaba en calma, pasó el susto y tomé mi clase. Me bañé y salí a la calle casi 2 horas después. En el Club deportivo todo estaba en calma como si nada hubiera pasado. Entonces me topé con la realidad: edificios caídos, no había luz en las calles, todos vueltos locos por la calle, angustia y desesperación por doquier. Yo estaba al sur de la ciudad que no fue tan afectada como el centro. Manejé como pude por las calles que estaban abiertas a la circulación y llegué a mi casa. Mi pobre madre estaría angustiadísima sin saber de mi. Nunca me lo ha dicho, pero ahora que yo soy madre puedo imaginarme lo que es no saber de tu hija luego de 2 horas de un evento así. Me pone la piel de gallina todavía de pensarlo. Fueron 8.1 grados en la escala de Richter durante más de 2 minutos. El peor de toda la historia de México.

La gente fue a las calle a ayudar a buscar sobrevivientes o cadáveres de entre los escombros. Vinieron grupos de ayuda de todo el mundo, bomberos, rescatistas… No se veía fin a las labores de rescate. La gente común y corriente iba quitando piedra por piedra con esperanzas de encontrar alguien con vida. Se calcula en cifras oficiales 7 mil muertos, pero se dice que fueron más de 30 mil.

Por la noche al día siguiente hubo una réplica muy fuerte (7.5 grados Richter) y terminaron de caer los edificios que estaban más dañados. Vivimos momentos muy difíciles, horribles. Pero dentro de todo, hubo milagros. El más famoso de todos fue el de los 9 niños recién nacidos que sobrevivieron al derrumbe del hospital Juárez. Estaban en los cuneros y gracias a sus cunas, la loza que cayó encima no los apachurró. Quedaron atrapados y hasta 6 días después los sacaron. Hubo también 7 bebés que rescataron en el Hospital General (estos últimos no he encontrado referencia a cuánto tiempo pasó antes de rescatarlos, en un video aparece que fueron 5 días después). De los 16 recién nacidos, sobrevivieron 15. Algunos tuvieron lesiones graves que se pudieron curar, otros solo deshidratación, unos tuvieron lesiones muy serias con secuelas permanentes. Fue una luz de esperanza en el ánimo de todo el país. La mitad de ellos perdieron a sus madres en el derrumbe y fueron adoptados por sus familiares.

Y todos reconocen que el milagro es patente. ¿Cómo pudieron sobrevivir los más vulnerables, 6 días (SEIS DIAS) sin alimento ni agua, ni calor, ni compañía? El ser humano es increíble. Los bebés nacen con ciertas reservas que le permiten sobrevivir sin alimento un buen rato, pero no creo que tanto. Yo recuerdo mucho cuando tuve problemas de lactancia con mi primera hija me decía la consultora de la liga de la leche que no me preocupara, que mi hija tenía sus reservas y que podría esperar a que me bajara la leche, que no me angustiara y que evitara darle fórmula. Mi angustia me hizo ceder y combiné con fórmula. Y estos niños que en condiciones tan extremas, lograron sobrevivir sin nada. Los han estado monitoreando permanentemente para evaluar los efectos de esta tragedia en su crecimiento (hasta la mayoría de edad en el Hospital Infantil). Según los reportes, no hubo efectos neurológicos en ellos. Dicen que tampoco se dieron cuenta de lo que pasó porque no tenían conciencia del evento: no tenían noción cognoscitiva de la realidad. Yo no lo creo así. Quizás no se dieron cuenta de la magnitud del evento, pero al menos si sintieron la soledad y el abandono (forzado), nadie que los apapachara, que les hiciera sentir seguros y queridos. Yo he leído algunos comentarios de estos muchachos y desde luego han quedado marcados por esta tragedia.

Cada que veo estas imágenes que les comparto se me estruja el corazón y lloro junto con la niña que llora y se alcanza a escuchar clarito en el video. Impresionante. Afortunadamente, mi familia no sufrió pérdidas humanas. Ese día dejó una honda huella en mi alma y mi corazón, como en el de todos los mexicanos.

Hace poco vi en el cine los avances de una película mexicana (se llama 7:19 no encontré página oficial pero si tienen cuenta de Twitter) que estrenarán el 23 de septiembre del 2016, con Demián Bichir y Héctor Bonilla. Duró lo que cualquier tráiler de película, si acaso 2 minutos. Sentí tan feo de verlo, me movió todos los recuerdos y me dejó con un nudo en el corazón. Tuve más que suficiente, no la veré ni por error. Puedo ver una película de la II Guerra Mundial por ejemplo, imaginarme lo que sufrieron y todo eso, pero como no lo viví en carne propia, el sentimiento es otro. A pesar de que han pasado ya 31 años me sigue doliendo y entristeciendo casi como entonces. Les dejo la referencia por si se animan ustedes, ahí me cuentan si la ven y qué les pareció.

Este post lo escribí hace 3 años por el aniversario del sismo de México. Fue de los posts más leídos de todos los que he escrito. Con el aniversario de este año lo actualicé para renovar mi posts y conmemorar un año más de tan triste evento.