Defensa personal: aprender a cuidarnos

He leído hasta el cansancio noticas de mujeres que desaparecen, que las matan, o que son violadas y además parece que fueran cada vez más jóvenes. También que las culpan por andar vestidas con shorts o minifalda, o porque iban solas, o que andaban de parranda. Estoy de acuerdo en que en este mundo cada quien debería poder ir como quiera sin que lo molesten (sea hombre o mujer) o que las mujeres puedan parrandear igual que los hombres sin que la vida les vaya de por medio. Pero no sucede así. Como también quisiera que los todos sacerdotes respetaran a los niños, que nadie se llevara tu bici si la dejaste en la calle encadenada, que todos tiren la basura en su lugar, que los políticos hagan su trabajo, y mil etcéteras que no ocurren. Los tiempos cambian y debemos adaptarnos a nuestra circunstancia. Las estadísticas a nivel mundial son de miedo. La OMS tiene muchos reportes sobre los efectos de la violencia en las mujeres (por su pareja o por personas desconocidas). aquí pueden descargar algunos reportes en formato pdf o consultar la página de la OMS en Internet.
Reporte OMS 2005
2013 reporte completo en inglés sobre efectos en la salud de la violencia hacia las mujeres
2013 resumen español
En cualquier lugar del mundo ocurre y en todos los estratos sociales y niveles de educación. Por donde le busquen la situación está para llorar. Yo no permito que mis hijos vayan solos a la tienda de la esquina por miedo a que los roben, cuando yo a su edad si lo hacía.

Cada quién debe establecer la dinámica que los haga sentir seguros y puedan proteger y cuidar a su familia. Quedarse encerrados para mi no es una opción. Que mi hija ande aterrorizada por la calle tampoco. Por azares del destino, encontré este texto en Facebook:

“La mayor parte de los feminicidios de los que tengo noticia son cometidos por un solo hombre desarmado. Una mujer puede entrenarse para evitar convertirse en una víctima más de estos enfermos, de esta sociedad y de este país en descomposición. Mi sistema de defensa personal para mujeres es un sistema de entrenamiento muy completo que puede salvarles la vida. No esperen que el gobierno o la sociedad hagan algo: no lo van a hacer. Aprendan a defenderse y vivan la sensación de caminar seguras por la calle, sabiendo que son capaces de defenderse de un ataque violento”   Béla Braun

Es mero sentido común, pero son de esas ideas que no las ves tan claras hasta que alguien te las señala. Mi hija tiene ya 12 años y como muchas otras, parece mayor. Me preocupa enormemente su seguridad. Decidí probar. Béla ofrece una clase para que nos demos cuenta de su método y ver si es para nosotros. Fuimos a la clase mi hija y yo. Las mujeres que la toman son de todos los rangos de edad, la menor tiene 14 años que con toda seguridad puede cargar al maestro y tirarlo sin ningún problema. Es la técnica lo que hace la diferencia, no el peso o la talla. Hacía mucho que yo no practicaba ningún ejercicio y luego de 2 horas de caídas, flexiones y palancas, acabé molida. Estuve adolorida como por 4 días. Abrió mi mente a otras posibilidades de seguridad y confianza. Por efectos neurológicos las personas que sufren un ataque pueden paralizarse como defensa en reacción automática del cerebro. Este es un artículo en español que explica muy claramente las respuestas del cerebro frente a ataques por violación. Pero si tenemos hábitos y reflejos entrenados a defendernos, esa respuesta nos puede salvar la vida. Es como los simulacros: de tanto repetirlos, las reacciones deberían salir de forma natural en situaciones de verdadera emergencia. Por eso son entrenamientos repetitivos, una y otra vez para que el cerebro sepa el camino. Uno puede tener un plan de acción, imaginar que si me hacen esto entonces yo hago esto otro. Hace mucho tiempo me bajaron de mi camioneta a punta de pistola e hice justo todo lo que no debía hacer (bueno no todo, si les di mi camioneta sin chistar pero me aferré a la bolsa y no se las di a pesar del forcejeo). A la hora de la hora, el instinto es el que toma las riendas y podemos reaccionar de la forma más primitiva contraria a toda nuestra lógica. Tuve mucha suerte, no me pasó nada y pude recuperar mi camioneta pronto.

Además si aprendemos a defendernos, tenemos otro as bajo la manga: el atacante supone que no haremos nada más que paralizarnos. El simple hecho de oponernos y responder al ataque lo sorprenderá y nos dará algunos segundos de ventaja mientras ubica lo que está pasando.

Béla imparte dos clases el fin de semana y se basa en el jiu jitsu (al menos lo que nos tocó ese fin de semana). Desafortunadamente yo no continué las clases por ahora, el horario que Béla tiene disponible no es compatible con mis actividades. Pero buscaré otra opción que pueda compaginar con mis horarios y compromisos. Existen muchas opciones con este tipo de entrenamiento. Pueden buscar la que más les acomode en la zona en la que viven y la filosofía que manejan. Para mi existe una diferencia entre una clase de defensa personal y otra de artes marciales. Lo que yo busco es un entrenamiento claro y preciso en cómo defenderme de los ataques más comunes en la calle. Y las clases de artes marciales (Karate, Judo, Kick Boxing o cualquiera de ese tipo) me da la impresión de que se llevan muchos años en lo que paso de cinta blanca a cinta negra y todo eso. Algunas técnicas de defensa personal abarcan movimientos y estrategias de varios tipos de artes marciales, no solo uno.

Me encantará encontrar un entrenamiento donde pueda incluir también a mi hijo. Sin lugar a dudas las mujeres somos sujeto de ataques por el simple hecho de ser mujeres, pero los hombres también la pueden pasar mal. Protegernos y defendernos es una obligación de todos, sin importar nuestro género. Sentirnos en control de nosotros y nuestro entorno ayuda en muchos sentidos, no solo en la seguridad inmediata.

Y si no podemos asistir a una clase de este tipo, al menos tener condición física que nos permita correr en una emergencia, fuerza en las piernas y agilidad. La adrenalina del momento nos ayudará a hacer un esfuerzo sobrehumano por salvar nuestra vida pero si además nuestro cuerpo está en buena condición física, las probabilidades aumentan. Y esto lo digo también pensando no solo en un ataque de otra persona, sino en una emergencia de cualquier tipo.